HUMBOLDT EN CANARIAS

Humboldt y Bonpland zarparon de A Coruña con la corbeta española “Pizarro” rumbo a las islas Canarias, donde hicieron una escala en la Graciosa y un breve recorrido por Tenerife entre el 19 y el 25 de junio de 1799. Ascendieron al cráter del Pico del Teide y realizaron experimentos para el análisis del aire. En el Diario Humboldt anotó que pasaron “seis días en Tenerife, Santa Cruz, Laguna, Puerto Orotava y en el pico del Teide”.

 

 

En esta estancia canaria podemos ver con claridad la sugerente mezcla entre lo objetivo y subjetivo en la obra de Humboldt. En este sentido es destacable el apunte que hace al llegar al muelle de Santa Cruz, cuando entrevé entre las nubes el pico del Teide en toda su majestuosidad, complementario del que hace sobre sus mediciones con el cronómetro de Berthoud o el sextante de Ramsden, garantía métrica de lo que dice y luego compara con otros viajeros. Sobre sus sensaciones, podemos citar pasajes del Diario en los que destaca el paisaje urbano de Santa Cruz: “En las estrechas calles transversales, entre los muros de los jardines, las hojas colgantes de las palmas y de las plataneras forman paisajes arqueados, sombríos: un refresco para el europeo que acaba de desembarcar y para el que el aire del país es demasiado caluroso”.

 

 

Asimismo, la estancia canaria se caracterizará por sus aportaciones botánicas, como la descripción de la violeta del Teide, especialmente a la geografía de las plantas. Humboldt representaría la geografía de las plantas aplicada al Teide en un interesante dibujo publicado en el Atlas del Viaje como Tableau Physique des Iles Canaries. Geogaphie des Plantes du Pic de Tenerife, fundado además en las observaciones de Leopold von Buch y Christian Smith. Las observaciones astronómicas hechas en Canarias fueron publicadas por Jabbo Oltmanns en 1810 en París como Recueil d’observations astronomiques, d‘operotions trigométriques et de mesure barométriques.

 

Asimismo hay que destacar las preciosas descripciones de las islas Canarias, donde además de su valoración sobre temas de gran transcendencia científica como el vulcanismo o la geografía vegetal, nos dejó unas bellas páginas sobre la población aborigen y la sociedad canaria de finales de siglo.

 

(Tomado de “Alexander von Humboldt en la Península Ibérica y en Canarias”. Gobierno de Canarias, Instituto de Cervantes, Fundación Ignacio Larramendi y Asociación Cultural Humboldt, 2009).

Asociación Cultural Humboldt de Canarias [ACH] © 2011 - Aviso Legal